lunes, 20 de agosto de 2007

En este cuento la Pincesa se llama Roma.


Cuando Tatito cumplió hace muy poquito sus 5 años, me pidió a mi, que de regalo le lea cada noche un cuento. Y bué, cada noche, luego de lavar los platos, hacer una hora de bicicleta fija (para controlar los rollitos abdominales.) parto rauda (mientras Triana va calentando la cama) a la biblioteca del pequeño a elegir uno de sus libros.
Pero anoche fue diferente: me senté a su lado y le dije que el cuento lo inventaría, cosa que aceptó gustoso pidiéndome la participación de los siguientes personajes: un dragón azul, un príncipe, una princesa y un esqueleto.
- “Había una vez…una princesa pequeña que recibió un regalo desde un reino muy lejano…. En una caja dorada, que abrió y saltó un dragón azul!!! Que lo convirtió en su mascota…. “La cuestión, que los años pasaron, ella se hizo grande, los padres comenzaron a buscarle un novio, un príncipe que se llamaba Tatito era el preferido, el más fuerte, apuesto, mejor persona… “y la princesa Sofía (como la nena que le gustaba del jardín…) se enamoró de él”…- “ Mami, podemos cambiar una cosa? Mi princesa se llama Roma, dale? En este cuento la princesa mía se llama Roma.”Acepté, claro, el cuento siguió y luego de enfrentar al terrible esqueleto, Tatito se quedó con su princesa Roma.
- “ Mami, pero Tatito ese y Roma esa no somos nosotros eh?? Así que se dieron un besito en la boca!”Los dos nos reímos cómplices, le revolví el cabello, le di un beso laaaargo en su frente y fui corriendo a mi camita calentita, donde me esperaba Triana.

4 comentarios:

Luz dijo...

Que Edipo mas divino!

Alfonsina dijo...

Morí de amor.

Roma. dijo...

Hola chicas! No se imaginan los baldes de baba que tuve que evacuar esa noche al escuchar su propuesta... y su edipo continúa!!!
Un abrazo

naibis-cohen dijo...

Este cuento es una belleza, me muero de ternura......