miércoles, 11 de julio de 2007

Primera GRAN palabra.




Tatito tenía 10 meses y piquito, caminaba aferrándose a las cosas, a nosotras; ya no tomaba más teta; hacía miles de morisquetas: “Ñatita, choque esos 5, yudo, nervios, qué linda manito…”, se señalaba las partes del cuerpo y su vocabulario era de 4 palabras: lech (leche), guagua (agua), upa y ajó.
Se habían sumado unos días en que por cuestiones laborales Triana se ausentaba por las noches y esto a él le generaba angustia, llanto.
Ese atardecer fue diferente: Triana partió y nos quedamos los dos con ese vacío, ese hueco que a uno le queda cuando alguien amado se va… y saliendo de mi ensimismamiento, tuve en cuenta que yo madre era la que debía darle palabras de aliento a mi hijo: “Ya viene la madrina” y Tati señaló la puerta y dijo “ Titíiiii”, forma en que comenzó ese día a nombrarla ante fotos, o a su llegada, o sea que dijo Tití, la nombró a ella, antes de decir MAMÁ!!!! (Confieso que me morí de celos ese día, pero lo pude superar porque Triana se lo merece.)

2 comentarios:

Dani dijo...

jajjajajaa! como para no tener celos!
y será qeu la quiere mucho :)

un beso.

ah, soy la anónima que hace muchas preguntas, je.

Roma. dijo...

Hola Dani: mucho gusto! Me puse muuuuuuy celosa y además no sabés lo que tardó en decir MAMÁ! Y si, la quiere mucho, tanto como a mi.